La última erupción en superficie de Canarias, Volcán de Teneguía

lapalmaLa Palma atesora en el municipio de Fuencaliente, al sur de la Isla, un enclave geográfico que escribió con lava y ceniza, de forma veloz y sin solicitar permiso a nadie.

Uno de los episodios más importantes en la historia natural reciente de Canarias: el volcán de Teneguía.

A finales del año 1971, este monte de poco más de 400 metros de altura protagonizó la última erupción volcánica por encima de la superficie del mar registrada en el Archipiélago y en España.

En los días previos a la erupción del Volcán de Teneguía, la tierra no paró de temblar y el temor se apoderó de los palmeros

 

Durante más de tres semanas, la naturaleza destapó su carácter más ardiente e intenso para ofrecer un espectáculo exclusivo de entrada gratuita para todos los públicos.

Sobre todo para los científicos y los palmeros, que también dibujó un escenario paisajístico de una belleza indomable de tonos oscuros y ocres que se contrastan con el azul sereno del cielo y el mar.

Un lugar donde aún se percibe el aroma a volcán y en el que, si se cierran los ojos y se deja volar la imaginación, todavía se visualiza aquella emblemática erupción que siempre perdurará en los anales de la Isla Bonita.

Vista aérea del volcán./RICI

Vista aérea del volcán./RICI

¿Cómo fue?

En los días previos a la erupción, el temor y la inquietud se apoderaron de los palmeros, especialmente de los que habitaban las zonas más cercanas al Volcán de Teneguía

Sus quehaceres diarios se veían interrumpidos de manera constante por movimientos sísmicos de el Volcán de Teneguía.

La tierra temblaba a cada rato, claro síntoma de que la explosión estaba a punto de sucederse.

Hasta que llegó el 26 de octubre de 1971, fecha en la que el magma decidió salir a respirar en el Volcán de Teneguía.

Monumento Natural de los Volcanes de Teneguía./ Alex Martín Ros

Monumento Natural de los Volcanes de Teneguía./ Alex Martín Ros

De forma paradójica, tras la erupción del Volcán de Teneguía no llegó ni el caos ni la catástrofe, al contrario, la calma se hizo dueña del entorno.

Se determinó que la lava no iba a causar daños en los pueblos más próximos y, por tanto, ya solo quedaba disfrutar de la exhibición de furor volcánico de la naturaleza.

Numerosos científicos viajaron al Volcán de Teneguía en La Palma para estudiar este suceso natural

 

Los primeros en acercarse a las inmediaciones del Volcán de Teneguía para presenciar la lava que brotaba del cráter fueron los palmeros.

Luego, llegaron los investigadores, que mostraron un enorme interés por toda la información que pudieron recopilar de este fenómeno, y, por último, aparecieron los turistas.

En este sentido, cabe destacar que la cercanía de este suceso en el tiempo hace posible que todavía se pueda hablar con muchas personas que lo vivieron en directo.

Auténticos testigos de un hecho histórico que narran con todo lujo de detalles como si hubiera ocurrido ayer.

La erupción puso el punto y final el 18 de noviembre de 1971 y el Volcán de Teneguía se sumergió en un letargo del que nunca despertará.

 

Consecuencias

La lava solo arrasó algunos campos de cultivo y su solidificación al llegar al mar hizo que la Isla incrementara su tamaño unos cuantos kilómetros cuadrados.

Además, en el malpaís que se formó se han plantado cultivos.

Senderos en el Teneguía. / Saúl Santos

Senderos en el Teneguía. / Saúl Santos

El Volcán de Teneguía se convirtió en un atractivo turístico que en la actualidad es visitado por miles de personas

 

Por otro lado, desde el mismo momento de la erupción, el Volcán de Teneguía comenzó a recibir grandes cantidades de turistas que viajaban hasta Fuencaliente para observar en primera persona este acontecimiento natural.

Unas visitas que no han parado desde entonces y que se cifran en decenas de miles al año, con la consiguiente incidencia económica positiva en la zona.

Monumento Natural de los Volcanes de Teneguía./ Alex Martín Ros

Monumento Natural de los Volcanes de Teneguía./ Alex Martín Ros

 

Ruta de Los Volcanes

Los aficionados al senderismo por la naturaleza más asombrosa encuentran en la Ruta de Los Volcanes, que recorre el parque natural de el Volcán de Teneguía, es uno de esos recorridos para realizar sí o sí.

Aunque se debe tener en cuenta que se requiere buena forma física y experiencia en “trekking” debido a sus más de 20 kilómetros de largo.

Se comienza en el centro de la Isla y se desciende hasta el sur, dentro de los límites del Parque Natural de Cumbre Vieja.

En un trayecto que circula por la historia volcánica de La Palma al pasar por varios de sus conos volcánicos.

Incluido el Volcán de Teneguía, y que también atraviesa otros enclaves interesantes como Las Salinas de Fuencaliente.

Asimismo, en el Centro de Visitantes del Volcán de San Antonio, además de obtener toda la información relativa al entorno

Se inicia un sendero que camina por el propio volcán de San Antonio y donde se obtiene una vista perfecta del Teneguía. 

Senderismo en el Teneguía. / Jeanette Gohner

Senderismo en el Teneguía. / Jeanette Gohner

 

Puedes encontrar rutas guiadas en acanvol.org

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.