Vega de Río Palmas

Un oasis de verdor en Fuerteventura, Vega de Río Palmas

gc-21Miles de peregrinos llegan al coqueto núcleo poblacional de Vega de Río Palmas, en Fuerteventura, el tercer fin de semana de septiembre de cada año. ¿El motivo? La festividad en honor a la patrona de la isla majorera, la Virgen de la Peña, cuya humilde morada es la ermita ubicada en el corazón del pueblo. El punto álgido de la fiesta tiene lugar el sábado con la celebración de la romería, cuando los participantes ataviados con las vestimentas regionales, las parrandas canarias y la gastronomía típica se apoderan del entorno para elevar el folclore del Archipiélago a su máxima expresión. Sin duda, se trata de uno de los eventos festivos tradicionales que mayor expectación despiertan en Canarias.

Su nombre, Vega de Río Palmas, nace de la importante presencia de agua y palmeras en el terreno

 

Según cuenta una de las teorías, la imagen de la Virgen de la Peña fue introducida en la Isla por el normando Jean de Bethencourt, conquistador de Fuerteventura a principios del siglo XV. En un primer momento, la figura religiosa se depositó en Betancuria, pero, tras un ataque de piratas sufrido por la antigua capital del territorio majorero, fue resguardada entre las rocas del barranco de Las Peñitas. Tiempo después, unos lugareños la hallaron y en ese mismo punto se erigió la vetusta ermita de Malpaso, su hogar hasta que se trasladó al actual santuario en el siglo XVIII.

Mirador de Las Peñitas. / Alex Martín Ros - PROMOTUR

Mirador de Las Peñitas. / Alex Martín Ros – PROMOTUR

Verde desértico

En Vega de Río Palmas, entre el encanto árido, la perenne serenidad y los tonos ocres tan característicos de Fuerteventura brota el verde de una vegetación que aporta frescor y matices sorprendentes a un paisaje casi desértico. Un corto, intenso y auténtico respiro de verdor que brinda una estampa insólita en la geografía majorera.

Pese a estar en un valle cercado por secas siluetas de montañas y barrancos, la tierra sobre la que se levanta Vega de Río Palmas es muy fértil gracias a la abundante cantidad de agua que yace en el subsuelo, una productividad del terreno que propició los primeros asentamientos tras la conquista de la Isla en los albores del siglo XV. Por otra parte, además de posibilitar que especies vegetales como las palmeras existan en la zona y alegren la vista, estos recursos hídricos se extraen mediante métodos tradicionales y se emplean en actividades agrícolas y ganaderas.

Habitado por poco más de un centenar de personas, pasear por Vega de Río Palmas permite dos cosas: la primera, viajar al pasado más vivo de la isla majorera; la segunda, descubrir que el verde, en Fuerteventura, también existe.

Web

¿Qué hacer?

miradorMirador de Las Peñitas

Accesible por carretera, ofrece una espléndida panorámica del entorno. Como curiosidad, resulta muy habitual ver ardillas que corretean por la zona y se acercan sin miedo a los turistas. 

mochilasSenderismo

Desde Vega de Río Palmas parte una ruta que llega hasta la presa de Las Peñitas, una de las pocas de la Isla. Una buena forma de admirar la naturaleza que envuelve al pueblo: el perfil redondeado de sus montañas, sus barrancos escarpados, el verde de la vegetación, los tonos anaranjados de su relieve… También se camina por el barranco de Las Peñitas, donde se pisa sobre los materiales más antiguos de Fuerteventura y se visita la ermita de Malpaso.

sportEscalada

Los aficionados de este deporte encuentran un punto de referencia en el Barranco de Las Peñitas, que dispone de rocas aptas para trepar. 

iconmapBetancuria

Antigua capital de Fuerteventura, fue una de las primeras ciudades fundadas en Canarias. Sus calles y edificios relatan la historia de la Isla en estado puro.

 

Web Ayuntamiento Betancuria

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.