La pantalla táctil gana protagonismo en el campo de la Tecnología audiovisual en coches

Una cámara trasera que disminuye el problema de aparcar bien mediante la proyección de una imagen, navegadores GPS que nos llevan de la mano al destino, reproductores musicales…

A todo color, las pantallas ya se incluyen en los vehículos para mejorar sus prestaciones, aunque la mayoría continúan controlándose con botones. ¿El siguiente paso?

Los monitores táctiles, que poco a poco se hacen un hueco en la industria del automóvil.

Tecnología audiovisual en coches

¿Cómo es?

Se trata de una innovación que pisa fuerte dentro del sector automovilístico como un equipamiento vanguardista que llama la atención de los conductores.

Desde el punto de vista comercial es una ventaja para los concesionarios de coches a la hora de cerrar una venta, ya que los que se ponen al volante aprecian el valor de esta tecnología y están dispuestos a pagar un poco más para tener una pantalla táctil a su disposición en el vehículo.

Y es que a la mayoría de los conductores les gusta tener un coche a la última, sobre todo a los más jóvenes, que se han criado en la era tecnológica.

Sin embargo, como sucede siempre con cualquier modificación de un hábito -en este caso el de la conducción- o con la incorporación de una nueva tecnología en la vida cotidiana surge un ferviente debate entre los que están a favor y los que se postulan en contra.

Se trata de un centro de mando desde el que se pueden llevar a cabo diferentes funciones

Una polémica que se puede sintetizar así: los primeros alaban las facilidades que ofrece en algunas tareas de la conducción, mientras que los segundos argumentan que es una distracción innecesaria y peligrosa al volante.

Una pantalla táctil dentro de un vehículo es como un pequeño centro de mando desde el que se pueden ejecutar diferentes órdenes: elegir una canción, poner una ruta en el navegador GPS, recibir o hacer llamadas con el manos libres, consultar información básica como la velocidad a la que se va, el tiempo o el estado del tráfico, controlar la climatización, etc.

Ya existen modelos de diferentes marcas de coches que disponen de pantallas táctiles que realizan algunas de las funciones anteriores, sobre todo las relativas a la música y el GPS. Incluso, en los coches del futuro se podrán subir y bajar ventanillas, abrir y cerrar puertas, regular los retrovisores…

Lo que se busca es centralizar esas acciones en un solo punto para disminuir el tiempo que necesita el conductor para llevarlas a cabo, con la consiguiente mejora de las condiciones ergonómicas.

Además, mediante este sistema el conductor obtiene un apoyo muy útil y disfruta más de la experiencia en la carretera.

Críticas 

Los más críticos se centran en las cuestiones que atañen a la seguridad vial. Consideran que una pantalla táctil aumenta los descuidos al volante porque se quita la vista de la carretera demasiado tiempo, bien porque aún no se maneje bien esta tecnología, bien porque el conductor se despiste “jugueteando” con sus aplicaciones.

Ambos problemas parecen tener fácil solución y dependen de la responsabilidad del que conduce el vehículo, que debe priorizar siempre la atención en la calzada.

Los que están en contra afirman que aumenta las distracciones al volante

 

A partir de ahí, como ocurre con todas las tecnologías se necesita un periodo de adaptación (también hubo dificultades, por ejemplo, con la llegada de los teléfonos con pantalla táctil).

Y si lo pensamos con calma, siempre será mejor cambiar una canción desde una pantalla táctil que desde un móvil que tengamos conectado al reproductor de música del coche, por señalar una de las situaciones más comunes…

Además, el control por voz también tiene mucho que decir, ya que puede resolver de raíz los inconvenientes anteriores. En definitiva, el debate está sobre la mesa.

Tecnología audiovisual en coches

La más avanzada

Que la empresa estadounidense Tesla está situada en la vanguardia tecnológica automovilística es un hecho conocido por todos los que se mueven dentro del sector.

Cada una de sus innovaciones supera a la que le precede y sus principales avances se suceden en el ámbito de los coches eléctricos, donde esta compañía es referente.

Y precisamente dentro de uno de ellos, en el Tesla Model S, se encuentra la pantalla táctil para vehículos más moderna del mercado. Es como llevar un ordenador de 17 pulgadas -ese es el tamaño de la pantalla- a bordo.

Permite controlar múltiples funciones del vehículo: abrir o cerrar el techo panorámico del coche, controlar y personalizar la climatización, manejar el navegador GPS y el reproductor musical, llamar por teléfono mediante el manos libres, etc.

Además, lleva a cabo otras acciones más sorprendentes como memorizar los ajustes concretos que se realizan para conducir con comodidad (retrovisores, asientos, volante, etc.), por lo que antes de iniciar la marcha solo hay que seleccionar nuestro perfil; regular la dirección asistida; abrir la puerta automática del garaje o del propio vehículo cuando estemos a una determinada distancia, o acceder a Internet.

Otras tecnologías

Existen otras tecnologías audiovisuales que también comienzan a estar al alcance de los conductores. Por ejemplo, una pequeñas pantallas integradas en la parte de atrás de los reposacabezas delanteros donde se pueden reproducir películas, series o cualquier programa de televisión por Internet si se cuenta con wifi en el coche. En los trayectos más largos los pasajeros lo agradecerán, sobre todo si son niños, que se suelen aburrir en viajes de muchos kilómetros, así que se trata de una tecnología por la que se apuesta en ciertos modelos de coche familiar.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.