Cuidados para la piel, Proteoglicanos

 

Proteoglicanos. Tal vez sea un término que nos suene desconocido, tal vez alguien cercano nos haya comentado algo sobre unas ampollas nuevas que guarda en el armario de su baño o tal vez ya las hayamos probado en nuestra piel.

En cualquier caso, los proteoglicanos se han convertido en tendencia dentro de los cuidados más cotidianos de belleza como una alternativa más para mejorar la salud y el aspecto de la piel.

Proteoglicanos: mejoran la hidratación, la luminosidad, la elasticidad y la tersura de la piel

Se trata de unos componentes naturales -principalmente proteínas- que residen tanto en las células de la piel como en el espacio entre ellas. Conviene tener unos niveles adecuados en el organismo para mitigar el desgaste de la piel producido por diversos factores como el paso de los años, la acción de los radicales libres o la mala calidad del aire.

Uno de sus principales cometidos es el de conseguir una correcta hidratación de la piel, algo que hace muy bien, debido a que son capaces de conservar bastante cantidad de agua.

Por otra parte, facilitan que la piel se nutra de lo que necesita y elimine lo sobrante, por lo que la refuerza, alarga su longevidad y la mantiene limpia de impurezas.

En este sentido, las ampollas de proteoglicanos también son un buen tratamiento contra el envejecimiento de la piel y las arrugas porque algunas contienen vitaminas con poder antioxidante, encargadas de defender el tejido cutáneo de la intervención nociva de los radicales libres.

Para poner la guinda a sus bondades, también aportan elasticidad, debido a que beneficia la formación de colágeno, y luminosidad, especialmente las que contienen vitamina C.

proteoglicanos

Los resultados de su aplicación son perceptibles tanto a corto como a largo plazo.

Cuando se emplea de forma esporádica se ilumina el cutis, se favorece su aspecto terso y se mejora su hidratación, mientras que cuando se aplican durante un periodo de tiempo determinado, además de los beneficios anteriores, se aprecian sus efectos antiarrugas y una notable consolidación de la hidratación y la firmeza de la piel.

ProteoglicanoDespués de la playa

Canarias es una región de sol, temperatura agradable y playa, playa y más playa.

Eso significa exponerse a unos rayos solares que, sobre todo en primavera y verano, pueden ser dañinos si no se toman las precauciones adecuadas, como ponerse protector solar varias veces o refugiarse a la sombra si acudimos a la playa entre las 12:00 y 16:00 horas -sí, en esa franja horaria tan poco recomendada y a la vez tan concurrida-, entre otras cosas.

Proteoglicanos, vienen bien para después de un día de playa porque combaten la sequedad cutánea

 

Incluso, en muchas ocasiones somos de lo más precavidos, pero nos quemamos.

Si no es grave -en este caso habría que acudir al médico-, entre los remedios disponibles en el hogar se podrían incluir unas ampollas de proteoglicanos, ya que ayudan en la recuperación de las células de la piel, la hidratan y favorecen su elasticidad, lo que suaviza la piel y elimina la sequedad.

Además, su poder de hidratación hace que su aplicación tras un día de playa sea beneficiosa, aunque no se haya cogido más sol de la cuenta.

Proteoglicanos

¿Cómo se aplica?

Su modo de aplicación es muy sencillo y solo requiere tener en cuenta algunas pautas básicas.

Lo primero que se debe hacer es lavar y secar bien las zonas donde se va a emplear, normalmente la cara y el cuello. Se pone un poco sobre las yemas de los dedos y se extiende de manera suave por la piel, que absorberá rápidamente esta especie de gel que no deja restos grasos.

No es necesario usar demasiada cantidad, ya que se expande muy bien (cada ampolla puede dividirse en dos usos). Si no se utiliza todo el contenido de la ampolla, se debe guardar bien cerrado en un lugar fresco y solo usarlo durante los dos días después de su apertura. Se puede aplicar diariamente o varias veces a la semana, por la mañana o por la noche.

En todo caso, cuando acudamos a comprar las ampollas de proteoglicanos, el farmacéutico nos puede orientar y darnos una serie de recomendaciones concretas sobre su uso. Asimismo, cuando se piense en ellas para un tratamiento de larga duración lo más aconsejable es consultarlo con un especialista, en este caso un dermatólogo. 

Proteoglicano

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.